6 trucos prácticos para ser un poco más feliz y dar más sentido a tu vida – parte 1

He aquí una lista con varios consejos, reflexiones… digamos “cosas”, llamadlo como queráis. Quizás algunos penséis: “vamos bien, es el segundo post del blog y ésta ya se piensa que puede utilizarlo para ir aconsejando a la gente,. ¿Quién se ha creído que es, el Dalai Lama?” (su nombre se traduce como «maestro espiritual» u «océano de sabiduría»). Pues a lo mejor tienen razón (como veis, yo misma lo he pensado jaja), pero aquí está la lista para quien la quiera. 😉

Para llegar a estas conclusiones no hace falta llevar siete años y medio siendo tetrapléjica, y de igual manera no sólo le pueden servir a alguien “con esas características”. Se trata de cosas muy generales que creo que cualquiera puede aprovechar si quiere.

En fin, basta de rollos y al lío:


1. Sonreír es gratis y ser amable con los demás tampoco cuesta nada.

Con una sonrisa se llega a todos lados, es la mejor carta de presentación frente a cualquiera y también la terapia más efectiva que nos podemos aplicar a nosotros mismos. No me refiero a que tengamos que pasar todo el día con una sonrisa hipócrita en la cara para así parecer más simpáticos y agradar más a los demás. Todos tenemos derecho a estar tristes o enfadados pero, aunque estemos teniendo un mal día, si intentamos sonreír será más fácil que mejore.

Creo (de hecho, diría que está demostrado científicamente) que las sonrisas son contagiosas, como los bostezos. Personalmente, también tengo la teoría de que tienen un poder de crecimiento expansivo y exponencial. Me explico:

  • Crecimiento exponencial: si vas por la calle sonriendo, probablemente muchas de las personas con las que te cruces te devolverán la sonrisa, lo cual te hará sentir bien, provocará que tengas más ganas de sonreír y así sucesivamente.
  • Crecimiento expansivo (o efecto dominó): esa persona con la que te has cruzado quizás provoque alguna sonrisa en otra persona. ¡Cadena de sonrisas! 😀

En cambio, si vas con mala cara seguramente obtendrás el efecto contrario. Puestos a escoger, la elección es fácil…

¿Conclusión? Sin darnos cuenta, acostumbrarnos a exteriorizar una actitud positiva y buen humor mejora nuestras vidas y, a su vez, alegra también el día a las personas de nuestro alrededor. 

Como experiencia personal, os puedo decir que cada vez intento seguir más este consejo, y no me va mal. Más de una vez (y de diez), haciendo un pequeño experimento, he notado el cambio de actitud inmediato de alguien al sonreírle. ¿Creéis que exagero? Pues no: como ya es costumbre, cuando voy por la calle muchas de las personas con las que me cruzo ponen cara de estar viendo un marciano o de “ay, pobrecita” cuando paso por su lado. Pues últimamente, en vez de pasar de largo sin hacer caso (u otras reacciones mías que ya explicaré otro día), le sonrío a todo el mundo y observo la reacción. Y no sé si será porque me encuentran simpática o porque creen que soy imbécil y les hago gracia (quién sabe), pero much@s de ell@s cambian la expresión radicalmente y me devuelven la sonrisa (a veces con cara como de haberse quitado un peso de encima, curiosamente).  Incluso les sigo mirando disimuladamente cuando se giran, y much@s se llevan la sonrisa puesta jajaja .

Y para completar el ejemplo, un “secreto” (que ahora ya deja de serlo): siempre me ha dado un poco de vergüenza sonreír mucho, sobretodo en las fotos, por no tener los dientes bien puestos del todo. Hace unos meses que me los estoy arreglando, y de paso me voy mentalizando para perder la vergüenza (ahora me viene a la cabeza mi abuelo, porque cuando le lea esto me dirá: “¿tú, vergüenza? ¡pero si tú no tienes de eso ni lo has conocido nunca!” jejeje). Volviendo al tema: desde que sonrío más abiertamente, varias de las personas que he conocido, al hablarme por primera vez, me han dicho que tengo “una sonrisa preciosa” y cosas así. Justo la parte de la cara que me hacía sentir insegura. ¿Curioso, verdad?

“Una sonrisa significa mucho. Enriquece a quien la recibe; sin empobrecer a quien la ofrece. Dura un segundo pero su recuerdo, a veces, nunca se borra.” (Anónimo)


2. Los miedos no sirven para nada, sólo nos cierran puertas. Si acabas optando por no hacer algo, que sea por una razón coherente y objetiva, no por miedo a equivocarte.

Hay muchas situaciones en las que, en un inicio, me daba cierto respeto tomar la iniciativa o hacer algo en concreto por miedo a equivocarme o a hacerlo mal. Pero tengo que decir que en la mayoría (si no en la totalidad de las veces), después me he alegrado de haber tomado la decisión de “tirarme a la piscina” y atreverme a llevarlo a cabo. Como se suele decir, prefiero arrepentirme de haber hecho algo que pasarme el resto de la vida preguntándome “qué hubiera pasado si…”.

Esto no significa que debamos ser demasiado impulsivos y hacer las cosas sin pensar; el punto justo, como de costumbre, está en el término medio y en la lógica.

Una anécdota propia y reciente para ejemplificarlo: Hace una semana y pico, al igual que mis compañeros, debía presentar delante de un grupo más o menos numeroso de gente (profesores, compañeros, inversores…) el proyecto final del curso (el “Aula de emprendedores: Aprende y emprende”, del que hablo en este post), en mi caso el presente blog. Pero, casualidades de la vida, ese mismo día por la mañana me operaban. Por si acaso no podía ir, un amigo (reitero mi agradecimiento, Jose) me ayudó a grabar en video la presentación.

La tarde señalada, cuando ya me encontraba bien y me vi capaz de irme del hospital, aunque ya era tarde decidí pasarme igualmente por la universidad. Pensaba que ya habrían presentado todos, pero la cosa se había retrasado y llegué justo cuando faltaban un par de presentaciones para terminar. Entonces me encontré con la disyuntiva de poner el video como estaba previsto o salir yo a hablar sin material de apoyo (me refiero a un PowerPoint o algo así) y sin haber ensayado nada desde el día del video. No tuve mucho tiempo de pensarlo y me daba un poco de miedo, pero las personas que me acompañaban me animaron y al final salí a presentarlo tal cual.

Pues resulta que me salió mucho mejor de lo que estaba grabado; además, tuve la oportunidad de hablar directamente con mis interlocutores y la satisfacción de haberme atrevido a hacerlo a pesar de mi miedo escénico. Es un caso sin mucha importancia, porque tampoco hubiera pasado nada si me hubiera echado atrás, pero ahora estoy contenta de la decisión que tomé.

Aclaración: del caos nacen las estrellas, pero no en cualquier lugar. ¡Así que no pongas excusas tontas y limpia tu habitación de una vez! ;)

Aclaración: del caos nacen las estrellas, pero no en cualquier lugar. ¡Así que no pongas excusas tontas y limpia tu habitación de una vez! 😉


3. No es más feliz el que consigue todo lo que quiere, sino que el que valora lo que tiene y sabe disfrutar de ello.

Está claro que 1 millón de euros hace feliz a cualquiera que sepa gastárselo con un mínimo de cabeza. Pero creo firmemente que lo importante en la vida y lo que realmente nos hace felices son los pequeños detalles en el día a día, así que hay que aprovecharlos. Dos casos que lo corroboran:

  • Ejemplo personal de “momento feliz“: fue hace unos días. Por motivos médicos que ahora no vienen al caso (ya lo explicaré en otro post, ¡cotillas! 😉 ) llevo 2 meses y medio haciendo reposo en la cama (excepto tres días señalados, durante unas horas). Una mañana, al abrir la persiana, el sol llegaba hasta mi cama. Pues durante unos minutos, sólo con ver el sol y notarlo calentándome la cara después de tanto tiempo sin disfrutarlo, fui más feliz que una perdiz.
  • Ejemplo de “no felicidad“: sólo hace falta pensar en la cantidad de artistas, cantantes, etc., que a pesar de tenerlo aparentemente todo (fama, dinero, reconocimiento, admiración…) han acabado suicidándose o muriendo de sobredosis…

No hace falta mencionar que para ser feliz son muy muy importantes las personas que están contigo, así que no sólo hay que valorar los detalles sino también (igual o más) a las personas con quién compartas esos momentos. A veces puedes pasarlo mejor y estar más a gusto tomando una cerveza con un amigo en un bar de tu barrio, que bebiendo champán en un sitio caro con gente “súpermegachupiguay”. Por eso (sin olvidar tampoco que estar solo a ratos es bueno), siempre digo que no es tan importante dónde estás o cómo pasas el tiempo, sino con quién lo haces.

Después de mucho tiempo sin ver el cielo, sentir la lluvia es un regalo. ¿Por qué no disfrutar de las cosas siempre, en vez de empezar a valorarlas cuando ya se han perdido? (Por quien no lo sepa: la imagen es de "V de vendetta", una película genial)

Después de mucho tiempo sin ver el cielo, sentir la lluvia es un regalo. ¿Por qué no disfrutar de las cosas siempre, en vez de empezar a valorarlas cuando ya se han perdido?
(Por quien no lo sepa: la imagen es de “V de vendetta”, una película genial)


 

En el próximo capítulo…

En breves, la segunda parte de la lista.

 PD. Tenía curiosidad por lo de la risa contagiosa, por si vosotros también os dejo unos links. ¡Lo que explican es muy interesante!:

Y un dato curioso: está comprobado científicamente que los seres humanos comenzamos a sonreír en el útero materno.

¿Os ha gustado este post y creéis que es útil? ¿O, al contrario, os ha sonado a lo de siempre y lo olvidaréis todo de aquí a dos minutos?

Y otra consulta para saber vuestra opinión: he pensado en incluir este “artículo” en un apartado (categoría) nuevo del blog, algo como: “Cosas que he aprendido desde que voy en silla de ruedas”. ¿Os parece buena idea? ¿O creéis que debería dejarme de rollos y dedicarme a escribir sobre otro tipo de cosas?

⇩ ⇩ ⇩ ⇩ ⇩        Si tienes algo que decir, no te reprimas y comenta         ⇩ ⇩ ⇩ ⇩ ⇩

⇩ ⇩ ⇩ ⇩ ⇩        Y si te ha gustado, ¡compártelo en tu redes sociales!         ⇩ ⇩ ⇩ ⇩ ⇩

6 trucos prácticos para ser un poco más feliz y dar más sentido a tu vida – parte 1 5.00/5 (100.00%) 2 votes

Artículos relacionados que quizás te gusten:

6 comentarios sobre “6 trucos prácticos para ser un poco más feliz y dar más sentido a tu vida – parte 1

  1. Muy buena apreciación de la felicidad! Sonreír es positivo para la persona que lo hace, pero sobre todo para los que están junto a esa persona. La “risa” o “alegría” contagia!!; la “positividad” contagia!. Me gusta saludar a la gente aunque algunos “pasen” de tu saludo, pero te das cuenta que cuanto más saludas o sonries a la gente, más te devuelven esa gratitud y a veces y sin darte cuenta, están ayudando a la otra persona.. ¡Dí un gran “hola” cuando entras en una tienda, cuando sales de casa y te encuentra a vecinos, cuando vas a una oficina, a un hospital, a donde sea! Di “HOLA, “BUENOS DÍAS!
    Hay que intentar ayudar a quien tiene problemas, pero no “caer” en sus problemas, algo que suele pasar… Hay que compartir la alegría, buenos momentos, el espítritu poisitivo… y todo esto siempre ayudará a todos.
    Sigue con el blog!!

    • ¡Hola Gustavo, qué sorpresa! 😀

      ¡Estoy de acuerdo en todo lo que dices! Ya sabemos que ser positivo y sonreír no soluciona los problemas mágicamente, pero los hace más llevaderos y ayuda mucho, tanto a uno mismo como a los demás.

      En mi opinión, la típica frase de “uno recibe lo que da” o todo aquello del karma se dicen muy a la ligera y no siempre resultan ser verdad (ojalá siempre lo fueran…), pero siendo amable y optimista siempre tendrás más posibilidades de recibir algo positivo. Si aun así la vida te sigue dando palos, al menos podrás ser más feliz por el camino que estando amargado. Y si regalas sonrisas y alegría a los demás pero alguno no te corresponde de la misma manera, el problema no es tuyo, sino suyo por no aprovecharlo.

      Y respecto a lo de caer en los problemas de los demás, quizás hoy demasiado entusiasta o ingenua al decir esto, pero creo que la alegría y la risa son más contagiosas que la tristeza.

      Ah y aunque de momento un poco a mi ritmo, voy siguiendo con el blog y no pienso dejarlo eh!

      Un saludo y gracias por tu comentario 😉

      ALBA

  2. Gracias por tu blog.

    Hace bastantes años mi mujer quedó en silla de ruedas por culpa de la esclerosis múltiple y ahora he empezado un blog para (intentar) ayudar a todas aquellas personas que empiezan en esta singladura.

    Ya sabes que los comienzos no son nunca fáciles, aunque realmente la vida tomada con positivismo es siempre divertida.

    Estoy buscando gente que vaya en silla para que me dé su opinión

    Le podrias echar un ojo a ver que te parece? Estoy abierto a todas las sugerencias : http://vivirconpmr.blogspot.com.es/

    Gracias por todo y felicidades por el blog, realmente interesante tu visión del asunto.

Deja un comentario